Carta al gobernador Javier Corral

Cruz Pérez Cuéllar.- En esta semana que termina hicimos un extrañamiento al gobernador Javier Corral por su pasividad en el intento de endeudar a los municipios de Chihuahua y Juárez, donde se fraguan sendos negocios disfrazados de proyectos con beneficio social, y en lo cual el mandatario no se ha pronunciado a favor ni en contra.

En una misiva enviada a su despacho, se explican las razones por las cuales no deben ser aprobados el “Juárez Iluminado” o el “Iluminemos Chihuahua”, cuyas consecuencias caerían sobre los ciudadanos, y ataría de manos a los presidentes municipales de las siguientes cinco administraciones, mediante una nueva modalidad de deuda pública.

Es importante que se entiendan los motivos reales de ambos proyectos, plagados de errores técnicos, sin soporte financiero y sustentados en una sola ambición política, que llevó a los alcaldes de Chihuahua y Juárez a presentarlos sin importarles que tanto uno como otro municipio queden endeudados durante más de 15 años.

 

A continuación, la carta completa:

 

Lic. Javier Corral Jurado, Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua.

Las finanzas públicas del estado se encuentran paralizadas por una extraña manía de nuestras autoridades, que en lugar de eficientar el gasto, aplicar verdaderas medidas de austeridad, incrementar la base de contribuyentes o hacer efectivo el cobro de impuestos, les da por pedir prestado, por seguir incrementando la deuda pública, hasta llegar a cifras estratosféricas.

Nada menos en el gobierno a su cargo se tienen empréstitos que ascienden a más de 50 mil millones de pesos.

Esta situación impide el desarrollo de obra pública, la realización de programas sociales que alcancen a todos los chihuahuenses que los necesitan, la entrega de becas suficientes para nuestros niños y jóvenes que muchos de ellos ven truncados sus estudios por falta de recursos.

No hay medicamento y menos equipamiento para los hospitales públicos, y un largo etcétera. Son varias las situaciones que interfieren en lo anterior, pero sin duda la deuda es fundamental en ello.

Sin embargo, la intención de la presente es señalar y de ser posible persuadirlo, a fin de evitar que se repitan estos excesos sobre la base primaria de la actividad gubernamental, es decir, en los municipios de nuestro estado.

Específicamente hay una amenaza que se cierne sobre los habitantes de las ciudades más grandes de la entidad, Chihuahua y Juárez, en donde la alcaldesa María Eugenia Campos y el alcalde Armando Cabada Alvídrez, pretenden seguir la vía del endeudamiento mediante sendos proyectos de “reconversión tecnológica”, básicamente para cambiar el sistema de alumbrado público actual por otro sumamente oneroso.

En ambos proyectos se pretende dejar endeudadas las finanzas municipales hasta por 15 años, situación que sería devastadora, por ejemplo, para ciudad Juárez, cuyas finanzas no soportan un solo peso más de deuda, han sido tantos los proyectos fallidos que tienen a la administración de la frontera en una situación económica gravísima.

El programa denominado “Juárez Iluminado” considera la instalación de 109 mil 137 luminarias con tecnología tipo LED, a un costo superior a los 5 mil 800 millones de pesos. Y aunque el plan financiero fue mejorado respecto del primero que se presentó un año antes, el Municipio de Juárez sería aplastado por esa deuda, ya que pesan sobre sus espaldas los remanentes del Plan de Movilidad Urbana, el gasto de pensionados y jubilaciones del Ayuntamiento, sin olvidar el enorme gasto corriente, entre otros.

En el caso de la Capital la situación no es mejor. A través del programa “Iluminemos Chihuahua” pretenden reemplazar 81 mil 585 lámparas, obteniendo un crédito con una empresa particular por hasta 15 años. La deuda aquí sería superior a los 6 mil 500 millones de pesos.

Además no cuenta con un Proyecto Ejecutivo, lo cual redundaría en que si se aprueba, cualquier ciudadano podrá presentar una demanda y evitar su licitación. El documento entregado a regidores y posteriormente a los diputados, está plagado de errores técnicos, tiene cálculos erróneos, premisas inexactas, no tiene rigor metodológico.   

Pareciera que aquél intento de la alcaldesa, de incrementar el impuesto predial en un 27 por ciento, que fue rechazado rotundamente por la ciudadanía, fuera resarcido en este nuevo intento de hacerse de recursos, porque los costos presentados son ofensivamente mayores a a otros planteamientos similares.

En términos simples, en este último ejemplo, de Chihuahua, capital, hablamos de un costo por lámpara de 79 mil 671 pesos; y en el caso de Juárez hablamos de 53 mil, 144 pesos por cada luminaria instalada.

A todas luces se ve claro que se trata de un negocio que pretenden hacer los presidentes municipales de ambos municipios, considerando que existen opciones mucho más económicas y que no requieren de crédito alguno, pero en ambos casos se han obstinado en rechazar.

Los dos proyectos están exageradamente inflados, lo que va a repercutir en el endeudamiento de estos municipios injustificadamente durante los próximos 15 años o más.

Tan solo estos dos proyectos representan un 25 por ciento del total de la deuda actual del estado, de aprobarse significarían el principio del fin de la quiebra de los dos municipios más grandes de la entidad.

Por eso, ante este atraco directo a los ciudadanos de Juárez y Chihuahua, exigimos que se frenen hoy ambos proyectos que carecen de toda sustentabilidad y adolecen de toda justificación. ¡Señor gobernador, no sea usted un cómplice silencioso de este robo y actúe con responsabilidad!

Además, aclárenos una duda: sabemos que en acuerdos políticos ya convino con los dos alcaldes endeudar al estado luego de un pacto inconfesable entre ambos ediles.

En realidad no nos daría más gusto en este momento que usted desmintiera esta información y garantizara que no habrá más deuda.

Tanto el municipio de Juárez como el de Chihuahua requieren de mayor certidumbre en sus finanzas, y permitir que se endeuden a 15 años frenará sus esperanzas de desarrollo a mediano y largo plazo, los siguientes cinco alcaldes estarán atados de manos.

Ambos proyectos no pudieron ser justificados en su momento por sus principales promotores, ni técnica ni políticamente, los números fueron presentados de manera desordenada, confusa y tramposa, razón de sobra para que el Congreso del Estado los rechace y obligue a los dos alcaldes a mejorar sus propuestas, pero sin afectar el futuro de los ciudadanos.

Gobernador, es necesario advertirle que de no hacer nada hoy, de no frenar la intención equívoca de los diputados del PAN en el congreso local, para impedirlo, pasará a la historia como uno de los gobernadores que más han endeudado al estado de Chihuahua.

 

Sugerencias y comentarios favor de hacérmelos llegar a mi correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.